Friday, September 05, 2008

El penalti del año, o por una caperuza perdí mi honor

A mi siempre me ha chocado la de chiquetas jóvenes (que según las estadísticas, cada vez son más) que se quedan embarazadas sin desearlo.

Podría entenderlo en mis tiempos, en los que apenas se nos explicaba eso de la cigüeña, pero hoy en dia el que no se informa es porque no quiere. Al menos por mis lares los ayuntamientos suelen poner centros de información para jóvenes, y en estos suele haber un departamento especializado para dar toda la información necesaria (de manera confidencial) y gratuita para evitar situaciones embarazosas o pillar enormes garrapatas chupasangre púbicas, o las no menos temibles tenias veréneas... A pesar de ellos, nuestra alegre juventú parece seguir tirando de las fuentes de información clásica, porque parece que lo que un amigo o amiga tuyo ha oido en Radio Macuto tiene más credibilidad que lo que pueda decirte la ginecóloga/o, el medico/a de cabecera o el sexólogo/a titulado/a.

De manera que la práctica más extendida parece seguir siendo la clásica marcha atrás con frenillo. Hay que ver, el sexo suele pillar a nuestros mozalbetes tan de sorpresa que siempre les coge sin tener cierto adminículo de caucho a mano... y por lo visto, la ocasión que pintan calva siempre se presenta a millones de millas naúticas de la gasolinera, farmacia o tienda de conveniencia más cercana en la que hacerse con la capucha protectora. Añado que las mozalbetas podrían demostrar ser más inteligentes y anticiparse a sus poco espabilados partenaires... Personalmente, nunca me embarqué en una situación prometedora sin tener un "por si acaso" a mano, y bien que hice porque los chicos soleis ser muy, pero que muy olvidadizos, y terriblemente poco previsores en lo que a temas del corazón -y la entrepierna- se refiere.

Para que digan que no existe la justicia poética, que a veces también es la kármica, un acontecimiento de nivel mundial tal vez sirva para que en el futuro, nuestra alegre juventú no se meta en camisas de once varas sin tomar precauciones previas.

Yo me imagino que la cosa debió empezar así:
Él: "smuac, smuac"
Ella: "smuac, smuac"
Ella: "Oh bella mía, el corazón me late de pasión,
dejémonos de preliminares y pasemos a la acción"

Ella: "Oh mi mi amado, yo también de pasión ardo,
pero si no lo dejamos aquí, nos podría pasar algo.
¿Te trajistes el condón?"

Él:: "¿Acaso ya no me amas?
¿No me deseas ver, en la cama y sin pijama?
No hace falta el capuchón,
no, si me amas, no"

Ella: "¿Has pensado en los efectos que eso
pueda tener en mi menstruación"

Él: "¡Qué razonamiento perverso!
La posibilidad es escasa, según la estadística.
¿Porqué no me das tu amor, tú que estás tan rica?"

Ella: "Ay, a tal razonamiento no me puedo resistir,
hazme tuya pa los restos, Oh, mi bello paladín"


Y debió seguir así (en prosa, porque se desvaneció la poesía):
Ella: "Cari, tengo que decirte algo"
Él: "Uy!"
Ella: "Resulta que soy parte de ese escaso porcentaje estadístico que se queda en estado por cardar sin protección preservativa"
Él: " ¿Y quien es el afortunado?"
Ella: "Pues, quien va a ser, ¡tu!"
Él: "Eso se los irás a todos! ¡Vaya, me dejé algo en el fuego! ... Adieu!"
Ella: "¡No tan rapido! Ya sabes que mi familia es muy, pero que muy conservadora"
Él: "¡Quien lo diría!"
Ella: "Cari, mi madre está en contra del aborto"
Él: "Bueno, todas las opiniones son respetables, pero no tengo porque compartirlas"
Ella: "Mi madre también es una miembro entusiasta de la Asociación Nacional del Rifle, y tiene una puntería envidiable"
Él: "(Gulp)"
Ella: "Cari, también es la gobernadora de Alaska"
Él: "(doble Gulp)"
Ella: "Y se presenta como candidata la vicepresidencia por el partido republicano junto a John McCain... Cari! ¿Te das cuenta de que vamos a salir en la tele? ¡¡UAU!!"
Él: "¡Quisiera multiplicarme por cero!"

Bueno, tal vez no sucediera así exactamente, pero es lo que me imagino al ver la cara de circunstancias de Levi Johnson en el estrado compartido con su novia Bristol y su futura suegra, Sarah Palin.

Así que, jovencitos/as, aprended la lección en cabeza ajena... Si teneis un calentón, siempre hay farmacias de guardia para comprar el condón.

5 comments:

dvd said...

A fe mía que no le falta razón.
¡Pardiez con la muchachada!
Ni preñamientos ni picazón
a éstos no ha de frenarles nada
ni ese trémolo Gustav ciclón
¡Hala! Todos a darse a la marranada
y luego, pubertad al paredón...
He dicho.

Juls said...

Eso demuestra que no hay tanta diferencia de sentido común entre la clase alta americana y... todos los demás.

Eso sí, hasta que la cagan como todos, son mucho más cool, donde va a parar.

Solaris said...

Parecerá que no encaja en el molde, pero he de hacer constar que en situaciones asi en las que me he encontrado, he sido yo el que ha sabido frenar y no continuar si no disponiamos de tal caperucito...quizá no encaje en el retrato robot del ente masculino, pero quizás es que yo sea alguna variante desconocida...

Gloria said...

Bueno, la verdad es que tampoco voy a generalizar en base a mi experiencia y la de gente que conozco, pero en estudios reportajes, etc... sobre embarazos juveniles hechos al respecto, se ve que entre gente jovencilla, el chico tiende a hacer un poco de chantaje emocional si la chica se resiste a proseguir sin protección "Uy! tu es que no me quieres" y algunas caen en la trampa.

Pero sea la culpa de él o de ella (que siempre se puede decir no, o como ya he dicho anticiparse a los olvidos ajenos), el caso es que he oido de gente que trabaja en centros de planificación familiar decir que, con lo de la "píldora del día despues", hay parejitas que prescinden del preservativo ("porque és incómodo") y se aseguran de que la cosa no vaya a más con la susodicha píldora.

Lo curioso es que, claro, los del Centro les insisten que, sin preservativo, corren otros riesgos aparte de un embarazo no deseado... Aún así se ve que hacen como que les escuchan y vuelven otro día dando excusas tipo "se nos rompió", etc... igual es verdad y los compran made in Hong Kong, yo que sé...

Juli Gan said...

Metidos en harina nadie se para a pensar en las consecuencias. Los ardores no dejan discernir. Pero sí es llamativo que hoy día la juventud siga cayendo en las mismas sorpresas que antes y eso que ahora deberían saberlo casi todo. Yo tengo una amiga que hará 10 años, cuando éramos jóvenes, abusaba de la píldora del día después. Hoy en día, casada y con ganas conscientes de ser madre, no lo consigue. ¿Tendrá que ver el pasado en ello?

 
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 License.