Sunday, February 21, 2010

Quien roba a un ladrón...

Escena de "Atraco a las tres" (1962): Ante la inminencia de ascenso a director de un compañero bastante cabrito, unos probos empleados de banca deciden salir de pobres atracando su propia sucursal.

Aquí los tenemos reunidos por primera vez para planear el golpe, aunque alguno de ellos no está convencido de que sea una buena idea...


Castrillo: ¡Os habeis vuelto locos, parece mentira!


Enriqueta: ¡Señor Castrillo, esto es un negocio como otro cualquiera!

Castrillo: ¿Negocio? ¡Ésto es un robo como la copa un pino!


Galindo: Nosotros somos incapaces de robar a un semejante... ¡Pero un banco no es un semejante!

Martínez: ¡Ahí, ahí!



Galindo: ¿Quien pierde el dinero que se roba en un banco?

Cordero: ¡¡Los clientes, no!!

Galindo: Los accionistas lo descontarán de los beneficios que no declaran...

Cordero: ... ¡Y lo contarán en las pérdidas que declaran!

Enriqueta: ¡Y lo cobrarán al seguro!

Galindo: ¡Y no lo pagarán a Hacienda!

Martínez: ¡Aún van a salir ganando dinero!


¡Ay! Que poco han cambiado las cosas ¿Eh? Pues ya sabeis: quien roba a un ladrón, tiene cien años de perdón...

13 comments:

David said...

No tengo un recuerdo maravilloso de esta película, pero qué diálogo tan genial has puesto.
Es como la cita que no sé a quién atribuir de "Antes, en el antiguo Oeste los ladrones eran los que robaban los bancos, ahora son los que los fundan." (ja,ja)
Pero sí. Cuánto latrocinio por parte de los bancos y no pasa nada. Y luego, algunos medios de comunicación dando la lata con lo que pueden "robar" o "defraudar" los inmigrantes o los que cobran las ayudas sociales. Pero ¡por favoooor! Cansado estoy de escuchar o leer ciertas cosas.

Gloria said...

David, Muy buena la cita anónima.

Vi la película esta semana y la verdad es que me esperaba... Bueno, lo que se suele encontrar en otras comedias españolas de esa época en adelante, en la cual estrellas del cine patrio protagonizaban vehículos garbanceros y con mucha moralina (y en cierta manera, quemaron la carrera de algunos por sobreexposición).

Atraco a las tres... Mira, te voy a exagerar, pero me pareció que no desmerecía de las comedias de la Ealing de la época, sólo que en español: aunque no tenga el mordiente y la mala leche de una comedia de Berlanga o Ferreri con guión de Azcona tiene momentos muy, muy buenos... Quizás me ha gustado por que me la he puesto a ver esperando que sería como esas pelis garbanceras de Landa o de Martinez Soria, y, bueno, no lo era.

Antes de verla, me esperaba un producto local que se apuntaba al éxito de Rufufu, y en vez de eso, me encontré con una historia con entidad propia: en vez de los ladronzuelos de baja estofa del film de Monicelli,aquí tenemos la tan nostrada tipología de la oficina siniestra llena de pelotas, jetas, escaqueadores... Tiene su puntito subversivo (aunque en el fondo, "to er mundo sea güeno", eso si...).

Yo me he reido bastante con escenas como la llegada del Director General (con su pompa y circunstancia), la del hospital (con los compañeros de Cassen buitreando su almuerzo hospitalario), o Gracita Morales "vestida de atracadora"... Y los actores están todos de sobresaliente.

miquel zueras said...

"Fernando Galindo: un admirador, un amigo, un esclavo, un siervo..." Frase que pasó a la história. Esta semana pusieron en TV su remake "Atraco a las tres y media" Puf... no había color. Borgo.

Harry Sonfór said...

Oiga, Gloria, que hoy he leído que uno de los dobladores de Charles Laughton era zaragozano residente en Barcelona, me ha hecho gracia, me he acordado de usted y he venido a contárselo.

Gloria said...

Miquel, enteramente de acuerdo con la inutilidad de ciertos remakes... Alguien tendría que xplicar que no basta con repetir la película poniéndle a la gente ropa modernilla.

Y más estos directores de hoy, que se les nota que en vez de haber visto cine , sólo han visto telefilms.

Gloria said...

Harry, gracias por la noticia... lLaughton tuvo a varios dobladores diferentes: lo cual me gusta porque parece un tributo a su versatilidad.

Yo algo de eso había sospechado, sobretodo cuando en Testigo de Cargo le dice a Marlene Dietrich "¡¡pero mía qu'eres mala mañáaaaaa!!

Juls said...

Peliculón. Yo cuando la ví me moría de la risa, para que luego digan algunos que el cine español es una mierda.

Eudora said...

Jo, lo que me reído con esto del doblador zaragozano..... hay una web de doblaje en la que se pueden ver las fichas de doblaje de las pelis, uno de los habituales en doblar a CL fue Ramón Martori (la voz de Espartaco) y otro (una voz que a mí siempre me gustó mucho) Teófilo Martínez (la voz de Tempestad sobre Washington.

Y respecto a esto del atraco, pues me animé yo también a ver la peli cuando leí tu post. Y bueno, no está mal, pero para mi gusta le sobra esa caspilla de algunas peliculas españolas, ese baboseo en torno a las mujeres de bandera, esa manía por los personajes famélicos, todo el mundo siempre está muerto de hambre en estas pelis españolas de la época... en fín que está bien pero creo que las hay mejores. Eso sí, fueron originales a la hora de hacer una especie de ironía sobre las pelis yankis de atracos y diáologos como el que citas están bordados.

Gloria said...

Juls, películas esoañolas haylas buenas y hasta buenísimas... Claro que no tenemos una industria como para tirar cohetes y encima las distribuidoras tienen que comprar paquetes de las majors americanas en las que una es buena y el resto no valen ni para estrenar en VHS.

Claro, que también está el problema de alguna gente que hace películas por aquí... Que de tant en tanto hay que pensar en el público y no sólo en contentar a cuatro amiguetes (ojo que no estoy pidiendo con esto un retorno al Landismo o al Pacomartinezsorianismo, eh?)

Gloria said...

Eudora, me estoy planteando un post para el otro blog sobre Laughton y sus dobladores, por cierto, que muy competentes por lo general, pero donde esté la versión original...

Si que te doy la razón en lo del baboseo, pero estando malacostumbrada al baboseo elevado al cubo de posteriores comedias (piensa en muchas películas Landa, paco Martinz Soria, etc...), que el de esta película se me antoja hasta inocentón: es obvio que tanto el personaje de Lopez Vazquez, como el calavera de tercera de Aleixandre son unos pringadillos bastante inofensivos... Del personaje de Aleixandre en particular no dudo que Gracita lo podría poner a raya con uno o dos contundentes sopapos.

Lo del hambre, pues también es verdad que los sesenta ya no debían ser como los cuarenta, bien podría ser una metáfora de otras frustraciones.

Juan Noseque said...

En fin!! Donde esté el sentido de humor español que se quite el resto!! jejeje

Gloria said...

Muy de acuerdo señor Nosequé... pero sobretodo cuando está de toma pan y moja como en este caso.

Ahora, que si me ponen delante a los Monty Python tampoco les hago un feo, tampoco...

Gloria said...

Muy de acuerdo señor Nosequé... pero sobretodo cuando está de toma pan y moja como en este caso.

Ahora, que si me ponen delante a los Monty Python tampoco les hago un feo, tampoco...

 
Creative Commons License
This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 2.5 License.